Historia del Real Cortijo de San Isidro

Primeros Pobladores en este Paraje

Por su situación y riqueza medioambiental, con abundante caza y pesca, estos terrenos siempre han estado habitados y transitados por diferentes núcleos de población.

El primer dato histórico importante que se conoce, según los historiadores Polibio y Tito Livio, son unos asentamientos muy numerosos de “Carpeti”, carpetanos del norte de Europa de origen Celta. Se establecieron con sus familias por estos parajes hasta el año 220 a.d.c. cuando fueron derrotados por los guerreros del general cartaginés Aníbal, en una batalla astuta en la que se emplearon 40 elefantes africanos y 12.000 caballos, logrando vencer a los 100.000 combatientes Carpetanos. Estos, junto con los Olcados y Vacceos formaban pequeñas guerrillas, por la noche, en el río, ayudándose de algunos caballos.
Según el historiador Álvarez de Quindos en su “Descripción histórica del Real Bosque y Casa de Aranjuez” los valles Valdeguerra y Valdeguerrilla situados al norte, encima del Real Cortijo de San Isidro, en tierras de secano, conservan sus nombres en memoria del lugar donde se desarrolló la batalla.

Después se establecieron los Romanos y posteriormente, en el siglo X, los árabes, que construyeron el Castillo de Oreja (Aureliae), una fortaleza que tuvo un enorme valor estratégico sobre estos parajes.

Durante la Reconquista de España, el Rey Alfonso VII (cristiano) sostuvo una batalla muy importante contra los Árabes (musulmanes) en el Castillo de Oreja (Aureliae), el 31-Octubre-1139, asediando durante 7 meses a los 30.000 Árabes Almorávides, que tuvieron que retirarse “sin victoria y sin honor”, según cuenta Modesto la Fuente en su “Enciclopedia Historia de España”. Todos estos parajes junto al Castillo quedaron dentro de la nueva Encomienda de Oreja de la Provincia de Castilla, en la Jurisdicción del Fuero Municipal de Oreja (Aureliae).

En el año 1159, al quedar deshabitada la vega de árabes, el Rey quiso repoblar esta zona concediendo facilidades, y florecieron varias Aldeas; una de ellas fué Villafranca, formada por seguidores del Rey, en los terrenos donde actualmente esta situado el Real Cortijo.

El Rey Alfonso VIII, en el año 1171, en agradecimiento por la ayuda recibida por las Órdenes militares, con gran espíritu religioso y caballeresco del Medievo, cedió este Término a la Orden de Santiago, creándose en 1272 la Mesa Maestral de Santiago.

En el siglo XVI, por Real Cedula del 28 de septiembre de 1534, el Rey Carlos I agregó estos parajes al “Real Bosque y Casa de Aranjuez”, por medio de trueque con Colmenar de Oreja, incluyendo las tierras alrededor de la aldea Villafranca, formando un lugar de ocio y caza mayor, según consta en el Archivo Histórico Nacional.

Fundación del Real Cortijo de San Isidro, Siglo XVIII

Reinando en España la Casa de Borbón, en 1759 llega al trono el Rey Carlos III, que había sido Rey de Nápoles y Sicilia.
Por motivos de seguridad y “deseoso de fomentar en el Reino la agricultura”, según describe Álvarez de Quindos, viene a vivir a Aranjuez, que le recordaba a su ciudad napolitana de Caserta y elige este enclave para desarrollar un proyecto experimental agroindustrial y ganadero, con ideas científicas y sociales que activarían el progreso desde la perspectiva Ilustrada, creando para este fin, en el año 1762, “el Cortijo Real o del Rey”, semejante a San Leucio, poblado muy próximo a Caserta, también de experimentación agrícola y que servía como abastecimiento de buenos productos a Palacio.

En el bello paisaje natural del Real Bosque empezaron roturando terrenos vírgenes, formando calles arboladas para acceder a las nuevas huertas, praderas artificiales para pasto etc.
Para su explotación traen de Nápoles: vacas, búfalas, ovejas, caballos, bueyes… y para regar las tierras recién roturadas construyen 3 Caces y transforman el histórico Caz de la Azuda.

Según el historiador Francisco Nard (guía de Aranjuez, 1851) plantaron 25.000 olivos, árboles variados y 128.000 cepas de diferentes clases: Xerez, Málaga, Nápoles… colocando “Pilaritos” de piedra caliza de Colmenar, con los nombres de la procedencia.
El 24 de diciembre de 1768, Joseph Ripamonti natural de Spino (Italia) lo denominó Real Cortijo de San Isidro, quedando cercado, parte con tapia y parte con verja, para proteger los cultivos de los animales salvajes existentes en el Real Bosque.
Cuando en 1777 el Rey añadió las tierras del “Cortijo Viejo” que habían sido propiedad de los Srs. Canosa, Boygas y Serrano, se estableció una labor de 534 fanegas de tierra.

Construcción del Real Caserio

En 1770, el Rey Carlos III manda al Conde de Floridablanca y al Marques de Grimaldi (ambos Ministros), construir una “Casa para el director del Cortijo, residencia Real, caballerizas, oratorio, cuadras, apriscos…”.

El arquitecto y director de obras del Real Sitio de Aranjuez, Jaime Marquet, proyectó un Paisaje urbano, aproximadamente en el centro de la Real finca, consistente en una Casa Grande o Real Casa, viviendas para los empleados, pajares, apriscos, varios pozos de agua, dos naves industriales paralelas, para albergar la Almazara y Lagar y proyectó un paisaje subterráneo compuesto por una Bodega, bajo el Real Caserío, con un perímetro cerrado de mampostería, por seguridad; debido a la muerte de Marquet, el proyecto fue terminado por Manuel Serrano.

El plano topográfico de Domingo de Aguirre, realizado entre 1772-1773, refleja solamente la silueta general. Con el paso del tiempo el Real Caserío sufrió muchas reformas, según iban viniendo familias para trabajar en los campos: boyeros, vaqueros, muleros, herreros…

Cambio de Propiedad del Real Cortijo

El 22 de febrero de 1795, el Monarca Carlos IV cedió la propiedad a Manuel Godoy, Príncipe de la Paz, primer secretario de Estado, casado con la condesa de Chinchón, prima del Rey, a cambio de la huerta de la Moncloa.
La transacción se formalizó por medio de escritura ante el Gobernador de Aranjuez. Tres años más tarde, el 28 de febrero de 1798, según escritura, volvió el Real Cortijo a la Corona tras cambiárselo a Godoy por los lagos de la Albufera (Valencia).
La Real finca fue utilizada durante este periodo para fastuosas fiestas y como suministradora de buenos productos agrícolas.

Siglo XIX, Desamortización, Pasa a Manos Privadas

Durante el Reinado de Isabel II, se remodelaron los edificios, se renovaron muchos olivos y se sustituyeron varios miles de viñas…, pero tras su expulsión, el Gobierno Provisional, el día 5 de julio de 1869 aprobó definitivamente la desamortización en España, anunciándose la enajenación del Real Cortijo en el B.O.E. Al General Juan Prim i Prats, le nombraron Ministro de la guerra y le adjudicaron el marquesado de Castillejos por su heroicidad en la campaña marroquí y la finca Real Cortijo de San Isidro, en reconocimiento por su ayuda militar y su lealtad, pasando a ser el primer propietario no Monárquico.
A través de los años se fue traspasando sucesivamente a diferentes propietarios.

Gran Reforma Agraria, Mediados Siglo XX

El Gobierno de la posguerra lleva a cabo en España una Reforma Agraria, y el entonces Instituto Nacional de Colonización (I.N.C) comenzó a realizar, en el año 1944, un Plan de Adaptación propuesto para el Real Cortijo.

Empezó a recuperar las segregaciones de la finca Real Cortijo de San Isidro, tanto de particulares como de Entidades Bancarias, por el “procedimiento voluntario”, adquiriéndose las tierras de regadío del Término Municipal de Aranjuez y tierras de secano de los Términos Municipales de Chinchón y Colmenar de Oreja.

Cuando unificó la histórica Real finca, el día 11-noviembre-1944, su extensión superficial total era, según el Registro de la Propiedad de Chinchón, de 1.886 hectáreas, de las cuales 1.286 Has eran tierras de secano, parceladas en 111 Lotes.

El resto, 522 Has y 32 áreas de regadío, eran del Término de Aranjuez y las parceló en 102 Lotes, para entregarlos a nuevos propietarios según orden de preferencia:
1º.- A empleados de la propia finca, ayudándoles y tutelándoles, llamados “Tutelas”.
2º.- A nuevos peticionarios, llamados “Colonos”.

Los Lotes se componían de una parcela de regadío y otra de secano, aproximadamente de 4 Hectáreas cada una, a 66 de ellos se les incluía una vivienda en el Real Caserío. Se publicó en el BOE 1945, acudiendo agricultores de todas las Regiones de España.

El R. Cortijo de S. Isidro se Convierte en Pueblo

Terminada la gran Reforma Agraria, vino la transformación urbana del Real Caserío, por el arquitecto Manuel Jiménez Varea, que convirtió cuadras, apriscos y graneros en 66 viviendas adosadas. Rehabilitó los edificios históricos, respetando el antiguo trazado urbanístico existente, formado por un perímetro pentagonal, y además se construyó un Cementerio para convertir la Real finca en un nuevo pueblo, como Entidad Local Menor (E.L.M) o Entidad de Ámbito Territorial inferior al Municipio (E.A.T.I.M), con una demarcación Territorial constituida solamente por las tierras de regadío, adscritas dentro del Término Municipal de Aranjuez.

Limita por el Norte: Caz de la Cola alta, y la Vereda de la Camera.
Sur: Trazado antiguo del Caz de la Azuda (estrangulado) y calle Princesa.
Este: con finca las Asperillas.
Oeste: Escuela de Oficiales de la Guardia Civil.

Años después, el Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) otorga en escritura pública a la E.L.M los bienes Patrimoniales comunes de uso público:
Calles, plazas, caminos, captaciones de agua en el río, cementerio y en el Casco Urbano: Zonas Verdes, deposito elevado de agua, Casa Consistorial o Ayuntamiento, 2 escuelas con viviendas, barbería, local social de 2 plantas, lagar con bodega subterránea y la 3ª parte de la Casa Grande, todo ello con sus viales, plazas e Infraestructuras.

Ampliación del Casco Urbano

En el año 1950, el IRYDA, viendo que se habían ocupado todas las casas del Casco antiguo por Colonos, y quedaban familias peticionarias viviendo en casillas hechas por ellos en la propia parcela, construyó 11 viviendas pareadas sociales de 90 m2, de una sola planta y con amplios patios.

En 1981, la Junta Vecinal del Real Cortijo acuerda, en un Pleno Municipal, ampliar el Casco Urbano en 22 viviendas adosadas de Protección Oficial, lo que se publica en el B.O.E, el 19 de Diciembre de1981.
Construidas en terrenos de la propia Entidad Local Menor, en 1985 se entregan en propiedad a los peticionarios, nietos de Colonos titulares, por el método de sorteo.

En el año 1991, un promotor privado construye en terreno de su propiedad 8 viviendas individuales, proyectando una urbanización en Travesía Rosales..

En el año 1999 el Ilmo. Ayuntamiento de Aranjuez aprueba un PERI (Plan especial de reforma interior) de 8 unidades de ejecución para albergar 148 viviendas unifamiliares.

El R. Cortijo de S. Isidro esta catalogado como bien a Proteger del Patrimonio Histórico-Artístico, en él viven unos 1.000 vecinos, formando una sociedad variopinta haciendo gala de un carácter acogedor, conseguido a través de estos tres siglos de convivencia de gentes pioneras de muy distintas Regiones y culturas.

Por Josefina Freire Ferrero. Cronista Oficial del Real Sitio y Villa de Aranjuez con dedicación especial a la E.L.M. Real Cortijo de San Isidro

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies